<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-MGG5TH" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

3 preguntas que te pueden salvar de perder una fortuna

Escrito por piggo

Cuantas veces nos paseamos por algún centro comercial o tienda de nuestra preferencia sin buscar nada en específico. cara-waht.jpg

Entramos a ‘matar el tiempo’. Mientras empieza nuestra película o esperamos a alguien miramos por aquí y por allá. 

Sin darnos cuenta, ya tenemos algo en la mano y lo miramos inquisitivamente o de plano ya estamos formados en la caja.

Pagamos y abandonamos el local con una sensación un poco de victoria y quizás de alegría.

[También te puede interesar: Debo una fortuna… ¿ahora qué hago?]

Tristemente, nos dura apenas unos minutos, porque cuando nos sentamos y volvemos a revisar lo que acabamos de comprar nos atrapa el remordimiento.

Esa sensación de incomodidad que nos hace pensar que hicimos algo mal pero no sabemos qué, después de todo, claro que por supuesto que sí necesitaba la colección completa de Juego de tronosen BlueRay, ¿verdad?¿verdaaaaad?

 

Tres preguntas

Muchos de los gastos que realizamos están ligados a las emociones. A veces cuando estamos tristes compramos cosas para sentirnos mejor o cuando estamos eufóricos gastar se nos hace más fácil.

En estos casos ¿qué es lo mejor que podemos hacer? Contar hasta 10 es una buena salida. Aunque nadie se pone a contar 10 segundos, la regla hace referencia a realizar una reflexión rápida ante una compra de impulso.

[También te puede interesar: Ahorrar a los 40 y deja pasar $17 millones]

Cuando te enfrentes a una situación que te tenga entre ‘la caja y la tarjeta’ pregúntate:

1. ¿Realmente necesito esto? En ciertos momentos podemos convencernos de que necesitamos tener algo con urgencia, aunque eso puede ser no tan cierto. Por ejemplo, tu escritor favorito acaba de sacar su último libro y tú aún tienes aún empaquetado el anterior. Mejor termina con este antes de pasar al siguiente. Batea la acumulación. 

2. Si lo que llevas en las manos pasa la primera pregunta, significa que es un objeto muy poderoso o muy bueno. Pero con ésta seguro no puede: ¿Hará mejor mi vida? Hay veces que vemos cosas en el aparador que simplemente nos enamoran a primera vista. Pero, ¿ya viste esa bolsa roja hermosísima de piel de osito cariñosito?, en el caso de las mujeres, o, “¿Ya viste esa nueva consola que te permite jugar con hologramas tipo jedi? Sí claro, en el momento crees que mejorará tu vida pero no siempre es el caso.

3. Si ese peluche paralante llega hasta este paso hazte entonces la pregunta de oro; Si compro esto ¿Qué otras cosas estoy sacrificando? Quizás tienes muchas ganas de irte a Acapulco y ahí vas haciendo tu guardadito, poquito a poquito y zazte encuentras un casco de bici que brilla en la oscuridad y que vale la mitad de lo que te costó tu bici. Unos segundos después lo desenvuelves y ya le dijiste, sin querer, adiós a tu salida a la playa.

¿Vale la pena? Esta no cuenta como pregunta, sólo intenta llevarnos a la reflexión.

Si lo que llevas en las manos pasa estás tres preguntas ve directo a la caja. No dudes más, es una buena compra, la cual seguro no te dará indigestión cuando llegues a tu casa.

 ¿Cuéntanos que haces para combatir las compras de impulso?

Curso -  Errores que cometemos al ahorrar

Tomar el curso online

 

Temas: Finanzas personales

¿Algo en específico?

Piggo.mx empieza a cumplir tus metas

Subscribe to Email Updates

Recent Posts

Últimos tuits

piggo en facebook