<iframe src="//www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-MGG5TH" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

8 señales de que tienes una relación tóxica con tu cartera

Escrito por piggo

Suffer-18Feb

¡Qué levante la mano quien no haya tenido una relación tóxica! Ya sabes todo empieza bien y al final, no sabes qué pasa, te encuentras sumergido en un huracán del que ruegas salir, pero a la vez no, porque lo conoces demasiado bien.

[También te puede interesar: 5 manías que hacen que tu dinero nunca crezca]

Lo complicado de las relaciones tóxicas es que es muy difícil romper con ellas porque nos enredan tanto que no logramos ver la luz al final de túnel.

Pero siempre hay una salida, por eso, aquí te dejamos 8 señales para que detectes si tienes una relación tóxica con tu cartera antes de que sea tarde:

1. Mi cartera se me esconde: Como si hubiera un portal interdimensional, se transporta a los lugares más recónditos de tu casa: bajo la cama, entre los cojines, en el refrigerador, en la alacena… Dejen de evitarse, sabes que la única razón por la que pasa esto es que si salen a la calle todo irá muy mal.

2. Nos dejamos de hablar: Después de la última salida, probablemente no se dirijan ninguna palabra hasta la quincena o el mes. Ahora te llevas mejor con la tarjeta de crédito, pero tu cartera sabe que tarde o temprano regresarás. Fortifica tu ‘fuerza de voluntad’ para que seas más fiel a tu presupuesto y menos al descontrol financiero.

3. Todo se trata de ti: Cuando todo se trata de ti lo más seguro es que estés enganchado con el consumo. Lo cual no le cae nada bien a tu cartera, porque de una u otra forma ella es la que paga todo. Comienza a administrarte mejor antes de que llegue el naufragio.

4. La del problema eres tú: ¿Por qué no tengo dinero? La respuesta es un poco obvia si analizas en qué estás gastando y por qué no estás ahorrando. Ya sabes, es de esas pláticas que nadie quiere tener pero llega el momento en que no hay manera de evitarla.

[También te puede interesar: 8 formas en que se nos acaba el dinero todos los días]

5. Me voy con mis papás: Cuando todo va mal es momento de regresar a casa de los papás, así dramáticamente tus gastos bajan. Adiós renta, servicios, mantenimiento etc., etc… Es un buen principio para enmendar el rumbo y resolver un par de cosas en el camino, pero no puede durar para siempre. Haz que ese respiro sea un respiro y no una pausa indefinida.

6. Me hace sentir mal todo el tiempo. Si la depresión por cómo andan tus finanzas te ha quitado el apetito y cada vez duermes menos es momento de cortar de tajo con la vida que llevas porque no te está conduciendo a ninguna parte. Este momento de ‘iluminación forzada’ tómalo como la oportunidad para empezar una mejor relación con tu cartera.

7. Quisieras ser otra persona: ¿De la nada empiezas a desear ser alguien más? Basta, la solución no va por ahí. En lugar de culpar al destino y a todo el entorno de lo mal que te va, empieza a tomar acciones y márcate una meta clara para llegar a dónde deseas estar.

8. No hay una razón para arreglar las cosas: Si empiezas a perder las fuerzas y crees que no hay solución, piensa que todos en algún momento hemos pasado por esto. Así que por más asfixiante que sea tu relación con el dinero siempre hay una forma de salir, sólo hay que decidirse y dejar de lado los pretextos. ¡Te mereces algo mejor, no lo dudes!

Por cierto, si tus finanzas se sienten abandonadas es hora de darles una visitadita. En este ebook de piggo te hablaremos de finanzas como nadie lo había hecho.

Ebook -  Finanzas personales de bolsillo

Con él aprenderás a:

  • Llevarte bien con tu dinero
  • Usarlo eficientemente
  • Ahorrar para disfrutar mañana

Descarga gratis el ebook

Temas: Errores

¿Algo en específico?

Piggo.mx empieza a cumplir tus metas

Subscribe to Email Updates

Recent Posts

Últimos tuits

piggo en facebook